jueves, 7 de noviembre de 2013

La doble moral

El otro día surfeando por internet vi un reportaje de La 2 sobre la prostitución masculina y posibles razones para las mujeres para usar esos servicios. Se llama "Sólo para mujeres".

En él se trata sobre y describe la prostitución masculina. Empieza con un grupo de mujeres que se hacen preguntas como ¿Qué haremos cuando los hombres no nos miren? Y otra contesta: ¡Pagarlos!

Ninguna se plantea sobre la moralidad o ética de comprar los servicios sexuales de un hombre. Ninguna se plantea si ese hombre lo hace obligado, o sus condiciones sociales, de vida, si son esclavos sexuales del Sigol XXI, etc. Ningún planteamiento de que existen gigolós por que hay clientas que los solicitan. Simplemente piden, pagan y exigen. Incluso alguna afirma que es un DERECHO como mujer pagar a un hombre para tener sexo.

Después de años de martilleo social e informativo a todos los niveles de lo malos que son los hombres ... no creéis que la moralidad no viene dada por el sexo, sino por el dinero y el poder? Que en cuanto la mujer tiene las mismas posibilidades, puede hacer las mismas barbaridades? Dónde está la supuesta superioridad moral de la mujer sobre el hombre tanto propagada por las feministas?!?

Opinad, opinad! A ver que sale por esas boquitas. :)

martes, 22 de octubre de 2013

Hacer feliz a una mujer es imposible

Mientras estaba descansando un rato tras la comida, he ido a parar a ver este video de la entrevista a una escritora de coach sobre relaciones, diciendo las verdades como puños para hombre y mujeres. El título de este post viene de una de sus afirmaciones, que es imposible hacer feliz a una mujer, si ella no lo es por si misma. La mujer que describe de "supuesta princesa", que quiere pasar de ser la princesita de casa de sus padres, a princesa y reina en casa de su marido, donde sea tratada como una princesa, en el sentido de ella no asumir la responsabilidad sobre su vida, teniendo que ser el marido quien la mantenga y sea exitoso fuera de casa, la trate con igualdad y respeto porque es su pareja, e incluso lo llegue a tratar como un niño, por su supuesta superioridad como mujer, y al final, él sea el culpable de la infelicidad de ella,  .... joder, es que es lo que yo he vivido en mi matrimonio fracasado.

Señoras, que verdaderas princesas no son las que se lo creen, si no las que se lo curran. Las que asumen la responsabilidad por su vida, la de sus hijos si los tiene, de su felicidad, de su futuro. Las demás son, como dice esta escritora, damiselas que tienen el mismo complejo de Peter Pan, pero en femenimo, del que tanto se nos acusa a los hombres. Y lo demás, monsergas.

Que opináis?!?

video

domingo, 20 de octubre de 2013

No mereció la pena

He leído en otro blog esta reflexión que creo que reproduce fidedignamente el sentimiento de vacío que nos crean las dependencias emocionales en las relaciones. Terminas siendo un ex-drogadicto de esas sensaciones vividas.

No mereció la pena.

  

la foto


Si algún día alguien me preguntara si mereció la pena, contestaría que no.

Que no la mereció. Que no  mereció tanto sufrimiento, tanto desgarro, tanto dolor, tanta ausencia, tanta espera, tanta decepción, tanto desdén vestido para la ocasión. Por cada segundo en el éxtasis han sido días en la más profunda sima del infierno, en la nada, viendo como todo sin excepción se derrumbaba a mi alrededor. Te sigo buscando, si. Pero como un yonki, que ya no encuentra placer sino hábito que desprecia, que le muestra ante el espejo a esa persona que pudo ser y no fue, que vive por y para esa adicción que ocupa su búsqueda de la mañana a la noche. Por todas partes te veo, te sigo, te noto, te busco, pero nunca logro atraparte: como en un sueño te escapas como una brizna de niebla, siempre en el último minuto, siempre en el peor momento, siempre dejándome helado con tu ausencia.

 

Te necesito, me desprecio, me desprecias, no me necesitas.

 

Crédito: ojalá jamás te hubiera conocido.

....

Y tu que opinas?!?  


lunes, 23 de septiembre de 2013

El día de la Marmota

Seguramente muchos recordaréis la película protagonizada por Andy Murray y Andy McDowell, donde un reportero de TV es condenado a repetir un día innumerables veces hasta que aprende a valorar su vida, a los demás y a encontrar su felicidad en hacer el bien. De esa manera encuentra el amor de su compañera de trabajo y chica deseada.

Pues bien, hoy releo el post que escribí hace un año en mi blog ("Superarse y crecer en la adversidad") ... y me veo yo mismo en un bucle similar. No solo porque sigo enganchado a un amor pasado que no volverá, si no que mi situación personal en otros temas parece que no avanzan y siguen siendo un motivo de preocupación perpetua.

Y lo peor no es eso, es esa sensación de frustración total porque no doy con la tecla para salir del bucle.


martes, 10 de septiembre de 2013

La huella del Amor

Los artistas Marina  y Ulay comenzaron una historia de amor intensa en los años 70, cuando paseaban juntos en una furgoneta decididos a vivir de su arte. Estuvieron juntos 18 años, cuando decidieron que pondrían fin a su relación. Cada uno de ellos caminanó la Gran Muralla de China, a partir de los dos extremos opuestos, para encontrarse en el medio en una despedida final. Ulay partió del desierto de Gobi y Marina de un puerto deportivo en el Mar Amarillo. Después de recorrer cada uno de ellos 2.500 kilómetros, se reunieron en el centro y se despidieron para siempre.

22 años después, Marinas realizó una retrospectiva en el Museo de Arte Moderno (MoMa}de Nueva York {"The Artist Is Present"), realizando como parte del espectáculo una sesión en la que se enfrenta durante un minuto de silencio con una persona desconocida. Sin su conocimiento, Ulay surgió después de más de 22 años como uno de esos "extraños". El video muestra lo que sucedió después.


lunes, 6 de mayo de 2013

Lo que hay que hacer

Bueno, pues ya han pasado los días de lluvia, los días de enroscarte en uno mismo y estar añorando lo que no es ni será. Como era esa frase? El pasado ya no es y el futuro todavía no lo es, así que solo existe el presente.

La primavera ha llegado de lleno, tenemos ya 30 grados, un sol precioso, y parece que las cosas van cogiendo un brillo precioso. No se porqué, la primavera y la luz hacen que vea las cosas positivas.

He encontrado una canción de un grupo poco conocido, pero que tiene canciones muy vitales y positivas, muy realistas del día a día. Son los Aslándticos de Córdoba, y os recomiendo escuchar esta canción por la mañana antes de salir a trabajar. Es para animarse. Disfrutadlo y ¡Ánimos! :)



domingo, 14 de abril de 2013

Se me olvidó que te olvidé


Siguiendo con mi particular homenaje al genial Bebo, os dejo otra canción junto con El Cigala, que en su día me encantaba por su melodía, su voz desgarrada, su sentimiento ... sin saber que algún día, sentiría desde lo más profundo de mi alma, el sentido de alguna de las canciones de aquel álbum memorable "Lágrimas negras".  


Yo te recuerdo cariño,
mucho fuiste para mí,
siempre te llamé mi encanto,
siempre te llamé mi vida,
hoy tu nombre se me olvida.

Se me olvidó que te olvidé,
se me olvidó que te dejé
lejos muy lejos de mi vida.
Se me olvidó que ya no estás,
que ya ni me recordarás,
y me volvió a sangrar la herida.

Se me olvidó que te olvidé
y como nunca te encontré
entre las sombras escondida,
la verdad no sé por qué
se me olvidó que te olvidé
a mí que nada se me olvida.




jueves, 11 de abril de 2013

Eu sei que vou te amar


Yo sé que te voy a amar 

Durante toda mi vida te voy a amar
En cada despedida te voy a amar
Desesperadamente

Yo sé que te voy a amar
Y cada verso mío será 
Para decirte 
Que yo sé que te voy a amar
durante toda mi vida

Yo sé que voy a llorar 
A cada ausencia tuya voy a llorar 
más cada regreso tuyo ha de borrar 
Lo que esa ausencia tuya me causó

Yo sé que voy a sufrir 
La eterna desventura de vivir 
La espera de vivir a tu lado 
Durante toda mi vida






martes, 9 de abril de 2013

¿Qué es un flechazo?

Siguiendo con nuestra distinta manera de definir amor, sigo afirmando que lo que la mayoría dice sentir cuando se enamora de alguien es un flechazo o enamoramiento. Así lo describe ese gran comunicador de lo que es la ciencia aplicada a las relaciones humanas que es Eduard Punset y su programa Redes. Muy recomendable. No me pierdo ningún programa. Besos.


lunes, 18 de marzo de 2013

CUANDO HABLO DE AMOR

No hablo de estar enamorado cuando hablo de amor,
no hablo de sexo cuando hablo de amor,
no hablo de emociones que sólo existen en los libros,
no hablo de placeres reservados para los exquisitos.
No hablo de grandes cosas.

Hablo de una emoción capaz de ser vivida por cualquiera,
hablo de sentimientos simples y verdaderos,
hablo de vivencias transcendentes pero no sobrehumanas,
hablo del amor tan sólo como querer mucho a alguien.

Pero, ¿qué estamos diciendo cuando decimos “Te quiero” ?
Yo creo que decimos: “Me importa tu bienestar”.
Nada más, ni nada menos.

Cuando quiero a alguien, me doy cuenta de la importancia que tiene para mí lo que hace, lo que le gusta y lo que le duele “Te quiero” significa, pues, me importa de ti;
y “te amo” significa me importa muchísimo.

Y tanto me importa que, cuando te amo, a veces priorizo tu bienestar por encima de otras cosas que también son importantes para mí.

Esta definición conducirá a la plena conciencia de dos hechos: no es verdad que te quieran mucho aquellos a quienes no les importa demasiado tu vida, y no es verdad que no te quieran los que viven pendientes de lo que te pasa.

Repito: si de verdad me quieres: ¡te importa de mí!
Y por lo tanto, aunque sea doloroso aceptarlo,
si no te importa de mí, será porque no me quieres.

Esto no tiene nada de malo, no habla mal de ti que no me quieras, solamente es la realidad, aunque sea una triste realidad.

Hay muchas cosas que yo puedo hacer para demostrar, para mostrar, para corroborar, confirmar o legitimar que te quiero, pero hay una sola cosa que yo puedo hacer con mi amor, y es quererte, ocuparme de vos, actuar mis afectos como yo los sienta. Y como yo lo sienta será mi manera de quererte.

Tú puedes recibirlo o puedes negarlo, puedes darte cuenta de lo que significa o puedes ignorarlo supínamente.

Pero esta es mi manera de quererte, no hay ninguna otra disponible.

Querer y mostrarte que te quiero pueden ser dos cosas distintas para mí y para ti. Y en estas, como en todas las cosas, podemos estar en absoluto desacuerdo sin que necesariamente alguno de los dos esté equivocado.

Cuando alguien te quiere, lo que hace es ocupar una parte de su vida, de su tiempo y de su atención en ti. Cuando alguien te quiere, sus acciones dejan ver claramente cuánto le importas.

Yo no creo que el amor sea un espacio de sacrificio.
Yo no creo que sacrificarse por el otro garantice ningún amor, y mucho menos creo que esta sea la pauta que reafirma mi amor por el otro.

El amor es un sentimiento que avala la capacidad para disfrutar juntos de las cosas y no una medida de cuánto estoy dispuesto a sufrir por ti, o cuánto soy capaz de renunciar a mí.

A medida que recorro el camino del encuentro, aprendo a aceptar que quizás no me quieras.

El afecto es una de las pocas cosas cotidianas que no depende sólo de lo que hagamos nosotros, ni exclusivamente de nuestra decisión, sino de que, de hecho, suceda. Sucede o no sucede, y si no sucede, no hay manera de hacer que suceda, ni en mí ni en ti.

Si me sacrifico, me mutilo, y cancelo mi vida por ti, podré conseguir tu lástima, tu desprecio, tu conmiseración, quizás hasta gratitud, pero no conseguiré que me quieras, porque eso no depende de lo que yo pueda hacer.

No sólo no podemos hacer nada para que nos quieran,
sino que tampoco podemos hacer nada para dejar de querer.

JORGE BUCAY


¿¿¿ ... me explico ahora mejor, aunque sea con palabras del gran Bucay???



martes, 26 de febrero de 2013

¿Porqué lo llamáis amor si queréis decir sexo?

Los comentarios al post anterior me hacen pensar, que, a pesar de todo lo que hoy sabemos, estamos en general todavía muy confundidos con muchas cosas. Entre otras, a mi humilde parecer, confundimos lo que es el sexo (o la lujuria), e incluso la atracción, con el amor. Os transcribo lo que he leído en un artículo de un periódico digital:

"Aunque estos dos impulsos son distintos, en ocasiones no sabemos diferenciarlos con exactitud porque existen diversas visiones sobre el amor y sus derivados. Sin embargo varios expertos resuelven el asunto de forma sencilla y clara para que sepas de qué lado estás.

Los investigadores del Albert Einstein College of Medicine de Nueva York estudiaron los cerebros de personas que llevan 20 años de casadas y siguen tomándose de la mano y comportándose como si acabaran de conocerse y vaya sorpresa: se iluminaron las cuatro áreas del cerebro, cosa que no pasa en la atracción o en la lujuria.

Lujuria: es producto de la testosterona, que es la causante del impulso inicial que nos hace buscar pareja.

Atracción: se le atribuye en parte a los bajos niveles de serotonina y a la dopamina, neurotransmisores cerebrales que se relacionan con la sensación de bienestar, de seguridad, comodidad y paz.

Unión o apego: es el sentimiento más duradero, mucho más que la lujuria o el enamoramiento, aunque este también responde a reacciones químicas del cerebro y es como una adicción a una droga.

Además del evidente contraste científico, el enamoramiento y la obsesión difieren también en sus ‘responsabilidades'. La Real Academia Española ofrece al menos diez significados del amor, en los que se destacan palabras como sentimiento, energía, entrega, suavidad y unión sexual. Mientras que de lujuria solo da dos: vicio y exceso.

Cuando hay amor hay compromiso, respeto, deseo desinteresado, afecto, respaldo y se puede experimentar lujuria. Pero la lujuria por si sola es simplemente algo físico, genital y satisfactorio."

Por tanto, cuando os digo que no he sentido amor por una persona a los 5 segundos de verla, ¿me comprendéis ahora?

jueves, 21 de febrero de 2013

Otra María

Esta otra María lleva más de 2 años rondando por mis alrededores. La conocí ya hace ese tiempo en la ya citada página de contactos, y hemos estado "viéndonos" en ella intermitentemente en ella desde entonces. Por H o por B, nunca nos enganchábamos, la verdad es que siempre terminábamos peleados por alguna tontería de estar intentando conocerte en dicho sitio, en el que la "oferta" es tan extensa, que de tanto bosque, no ves el árbol individual. La ultima vez empezamos a charlar por mayo del año pasado, y la verdad es que, tras otro encontronazo, fuimos capaces de empezar a charlar de forma más natural, contándonos cosas y siendo más naturales. En junio ya empecé a tener más interés por verla, dadas esas conversaciones, y en ese momento me confiesa que ya está saliendo "en serio" con un chico y que lo quiere "intentar de verdad" con él. Bueno, lo acepto como cosas de la vida y le deseo mucha suerte en su nueva andadura.

Pensaba que no volvería a escuchar de ella, cuando me llega un whatsapp en julio donde me cuenta una buena bronca con el chico y que lo quiere dejar. Yo, tonto de mi, le convenzo que lo deje pasar, que se lo piense 24 horas, y que seguramente al día siguiente vería las cosas de otra manera. Y efectivamente, al parecer, eso hizo, porque no volví a escuchar de ella ... hasta fin de agosto. Nueva pelea con el susodicho, tras haber pasado las vacaciones juntos, con los hijos de ambos. De nuevo le digo que tenga paciencia, que todas las parejas tienen sus momentos de dificultades. Y nuevamente parece que la cosa se arregla ... hasta octubre.

En octubre me dice que vuelve a estar sola desde septiembre, que aquella persona le gustaba mucho, pero que su tipo de vida saliendo a diario a beber hasta altas horas no le va, que lo que quería era una persona con la que compartir hogar y cama, a pesar de sentirse muy atraída por el, pero que no era su chico "ideal".

En fin, charlamos bastante durante unas semanas y decidí invitarla a ver una obra de teatro. Nos veíamos por primera vez ... y la verdad es que, sin ser un bellezón, era mona. Pero sobre todo, era ... persona. Normal, del tipo de personas con la que gusta charlar de todo. Que hace fácil que te sientas a gusto. El caso es que después del teatro, nos fuimos a tapear y charlando, charlando, acabamos con una botella de un buen Rivera del Duero. Muchas risas y buen rollo. Afuera llovía a cántaros. Nos salimos porque quería fumar, y entre charla y charla ... me dio un impulso por besarla y me correspondió. De ahí fuimos viéndonos varias veces más, hasta que de pronto, se paró en seco y me dijo que se había presentado el chico anterior, que aun sabiendo que no era el ideal, seguía sintiendo por él, y que quería, tenía que asegurarse que aquello podía ser o no. Y aunque yo me había estado guardando mucho por si las moscas, pues tampoco es que me encantara esa salida, pero bueno, es lo que había.

En estos meses hemos estado charlando intermitentemente por el whatsapp. Lo del chico, evidentemente no funcionó. Pero conmigo, tampoco. Según ella, tengo todo lo que "racionalmente" ella busca en un hombre ... bueno, cariñoso, adulto, sereno, educado, con conversación y cabeza,  ... pero no le pongo. No siente las "mariposas" en el estómago. Así que, no hay nada que hacer, por mucho que le digo que el amor y el cariño no es algo que venga con un flechazo, si no que se va obteniendo con el contacto, con el roce, con conocerse poco a poco. Al menos, eso es lo que a mi me ha funcionado hasta la fecha. Nunca en mi vida he sentido el famoso flechazo de Cupido.

En fin, algo he aprendido de esto. Que ya no estoy obsesionado con Guadiana, ya que voy empezando a ver a otra mujer como posible pareja, y que creo que la mayoría de la gente no sabe lo que quiere. Porque definitivamente, no creo en los flechazos. O vosotr@s si?!?


domingo, 27 de enero de 2013

María

María nace en una familia de funcionario que está cada par de años cambiando de lugar de residencia por mor de su trabajo. Cada herman@ nace en otra ciudad, hasta conformar una familia numerosa de las de antes, hoy ni los opusianos tienen esa cantidad de hijos. Padre muy muy tradicional, chapados a la antigua de los años 30/40, de ordeno y mando, y el que rechiste, le parto la boca. Madre abnegada de sus labores.

María es la penúltima, sufre de síndrome de princesa destronada por otra hermana posterior, tiene una relación muy muy complicada con sus hermanos, para ella machistas, y sus hermanas, la mayor porque tiene celos de ella, y la menor, porque ella tiene celos de la menor. No existe el cariño en esa casa, que es gobernada como si fuera un cuartel. Solo existen las obligaciones y el estudio. Dado que nunca fue buena estudiante, repite por 2 veces en bachillerato y finalmente se decanta por hacer formación profesional ante la presión del padre. En esos tiempos se relaciona con personas conflictivas, coquetea con las drogas legales e ilegales. Pasa en su grupo de amistades de una relación a la siguiente sin saber lo que quiere.

Una noche, tras una decepción amorosa, inicia conversación con el único chico con el que no había tenido nada. Hasta entonces se habían denostado mutuamente  pero el hecho de mostrarse débil y llorosa hace que el chico la escuche. De ahí va surgiendo poco a poco una amistad, que acaba en sentimientos. Después de varios meses, el chico decide marcharse fuera para estudiar, y ambos deciden iniciar una relación a distancia que se va manteniendo en los regresos por vacaciones, navidades y semana santa. En ese tiempo, muchas cartas y llamadas telefónicas en la distancia, muchos encuentros íntimos en vacaciones. Durante este tiempo, María acaba su formación profesional e inicia con cierta dificultad vida laboral, aunque con continuos cambios de empresa. Suele necesitar ayuda de terceras personas, básicamente de su pareja, para conseguir esos trabajos.

Al cabo de muchos años, y tras acabar él los estudios y empezar a trabajar fuera, por falta de alternativa en la ciudad de origen  ella le pone un ultimátum para casarse o dejarlo. No acepta probar antes a vivir juntos, por temor al enfrentamiento con su padre. Y no soporta estar más en casa de sus padres. Ve su vía de escape en el matrimonio  Su pareja, ante dicho chantaje (que no es capaz de ver en ese momento), acepta. Se pone fecha para 9 meses más tarde. María se queda en el paro por cierre de su empresa, y aún teniendo posibilidad de recolocarse con otra empresa, prefiere cobrar el paro dado que se va a casar.

Tras la boda, se marcha a vivir fuera con su nuevo esposo, y le cuesta muchísimo adaptarse, entre otras cosas, por el idioma. Tras dos años, culmina a su esposo para volver a la ciudad de origen, donde él tiene que empezar de cero, para poder salir adelante. Mientras él todavía está en fase de incertidumbre económica, ella impone un embarazo por celos con su hermana mayor que se había quedado embarazada unos meses antes. Con la suerte del bebé por nacer, él encuentra un trabajo con el que salir adelante. Él le pide a ella que estudie una oposición a funcionaria, para asegurarse un segundo ingreso, pero ella no está por la labor. la alegría del trabajo de él no dura mucho, un par de años. Mobbing. Nueva búsqueda de trabajo, de nuevo él se tiene que ir fuera, consigue un trabajo muy bien remunerado. Se va un año solo, para consolidarse allí. Después va ella. Tiene un segundo hijo, e incluso un tercero en un descuido de los dos.

La relación de pareja sufre hasta el punto de desaparecer, durante los próximos 6 años son padres y compañeros de piso, no pareja. A pesar de insistentes preguntas por parte de su pareja, María se escuda siempre en que está cansada de llevar una casa y tres hijos, pero como decía la canción de Mecano, cada uno quería cama de otra variedad.

Tras ese tiempo, María decide sincerarse con un conocido de hacer deporte, e inicia una relación con esa persona durante 6 meses. Eses hogar es un infierno durante ese tiempo, las discusiones muy fuertes, él sabe lo que está ocurriendo, pero no sabe que hacer. Intenta reconquistarla poco a poco, y, de pronto, el día del cumpleaños de él, recibe una extraña propuesta: vuelta intentarlo, pero sin preguntar por lo pasado y vuelta a la ciudad de origen. Él, por mor de la familia y por su todavía amor o cariño por ella, acepta.

En la vuelta, de nuevo muchas dificultades para hacerse un hueco en el mercado laboral para él, ella sigue sin plantearse trabajar. Un amigo de él empieza a visitarles a diario, incluso se queda con ella cuando él se va a trabajar, sin darse cuenta de nada. Tras 10 meses así, ella le dice a él, tras volver de un viaje de trabajo, que ya no le quiere mas y que quiere el divorcio. Shock. Él no quiere volver a pasar por lo anterior de nuevo y se va a vivir con un familiar. Separación, divorcio, y tras cierto tiempo, sale a la luz que ella está saliendo con dicho "amigo" como pareja.

¿Hubo amor en esta relación? No lo sé. Si lo hubo, ¿cuándo se fue? No lo sé. Aún admitiendo que el amor se puede ir, hay formas y formas de hacer las cosas. Y de plantearse la vida.

María no se llama María .... y es mi ex. 

lunes, 21 de enero de 2013

Si pero No

Noor, que es como llamaré a esta chica en este post (su verdadero nombre mejor no decirlo, por si las moscas), es una chica que conocía hace unos 2 años vía las redes sociales, en una de esas paginas de contactos para gente que busca amistades .. y algo más (o era para algo más .. y si acaso, amistad?!? A veces no soy capaz de discernir si la gente va por un camino o por el otro, pero creo que, en general, más por lo segundo). Habíamos charlado unas cuantas veces por el messenger, nos caíamos bien (o eso parecía), pero me dio la impresión de que algo fallaba. El caso es que después de intercambiar mensajes durante unos meses, desapareció sin dejar rastro.

Hace varios meses volvió a aparecer de la nada. Extrañado, pero como ya no estaba con nadie, pues comenzamos a charlar de nuevo. Quedamos para ir al cine y luego tomar una copa. Al verla veo a una chica atractiva, que se viste con clase, tímida en su forma de actuar y hablar, y que había realzado sus encantos con una visita a quirófano. Tuvimos una charla amena, y sin comerlo ni beberlo, me empezó a besar. Sorpresa! En fin, tras estos escarceos, vino la despedida. Muchas charlas por whatsapp, intercambiando información de como hemos estado estos 2 años.

Ella cuenta que ha estado con un chico que vive en la playa, soltero, bien situado, con el que ha estado muy a gusto estos dos años. Le pregunto por la razón de dejarlo, si está tan a gusto. Me dice que por que no se decide. El que no se decide, le pregunto yo. Y me responde que a formalizar la relación. Que él está muy a gusto con lo de verse los fines de semana, pero que no se lanza a formar una pareja, a ser posible, con boda y todo. Y le digo, tendrás que tener un poco de paciencia, no? Esas cosas no se provocan, es cuestión de que surja el sentimiento en los dos. Pero ella dice que ya no tiene paciencia, que ya se ha desilusionado, y que necesita un hombre a su lado que le de seguridad. En ese momento, torpe de mi, no ahondé más en lo que para ella significaba seguridad. Más tarde aprendí que un significado totalmente distinto que para mi.

Seguimos charlando, yo también le conté mis periplos, tanto a nivel emocional con Guadiana, como a nivel trabajo, que ha sido bastante complicado, pues la crisis general también me ha afectado. Con eso empecé a ver que el interés empezaba a cambiar, que de lo que iba en una dirección empezó a derivar en un interés sólo de charla, y nada de relación. Sufrí algunos rechazos a proposiciones de vernos, y empezaba a hablarme de otros "candidatos" a su corazoncito. Yo, como soy de un educado que no hay por dónde cogerme, sigo el hilo, aunque también para saber por dónde saldrá el tema. Voy descubriendo que los candidatos son todos (excepto yo) bien por encima de los 50, alguno incluso con mas de 60. Y ninguno en paro, poniendo hamburguesas en McDonalds o funcionario. Todos hombres de buen estatus social y bien situados, desahogados económicamente. Así que por ahí voy entendiendo yo el significado de "seguridad" para Noor, no era seguridad en sí misma obtenida por el trabajo de su personalidad, si no seguridad de que ella y su descendencia tendrían acomodo económico en el futuro. Eso sí, al menos intentaba que el candidato no fuera un bruto, si no tuviera ciertos modales.

Una vez descubierto esto, voy distanciándome cada vez más, y más, pero ella sigue mandándome mensajes de buenos días a diario, intentando entablar una conversación que yo ya no le doy. Respondo con educación, pero he aprendido que para cubre huecos, que se busque a otro tonto. Y sigo alucinando con el personal. Feliz semana a tod@s.

miércoles, 16 de enero de 2013

Se mi Amigo Vs. Folla conmigo

Las entradas anteriores han dado lugar a una controversia que me ha parecido interesante describir desde mi muy personal punto de vista. Con eso quiero decir que yo no soy poseedor de LA verdad, si no lo plasmo desde mi muy subjetivo punto de vista.

Anusky decía en un comentario a dicho post anterior que ella tenía por lo visto la capacidad de atraer a chicos, que, después de un número indeterminado de encuentros sexuales, desaparecen del mapa. Y que, por lo tanto, si encuentra a un chico que le merece la pena como persona, pasa directamente a amigo. Implicando que en ella (y creo que en la mayoría de las mujeres es así, y si no, me lo rebatís en los comentarios) tiene dos "cajones" básicos para los hombres con los que se relaciona (los imbéciles y que no interesan supongo que van directos al cubo de la basura):

- Tipo 1: chico atractivo, con pinta y maneras de seductor, que se hace el difícil  pero te seduce para tener un encuentro sexual, sea del tipo que sea, y el cual, tras obtener la presa, termina por desaparecer en búsqueda de la siguiente presa. Es aquel que os hace decir aquella famosa frase de "todos los hombres son iguales".

- Tipo 2: cualquier tipo de chico que es amable, caballeroso, que charla y os escucha, pero que, sea por respeto o por timidez, no muestra directamente (y sobre todo, en un tiempo razonable) sus intenciones de relacionarse con vosotras. Este termina por ser el mejor amigo gay (o no), el pagafantas, el rellena huecos, etc. Como éste encima se enamore de vosotras y por tanto, os atosigue, salís zumbando para alejaros de él, ya que, como no queréis hacerle daño, seréis incapaces de decirle en palabras (sí con vuestras indirectas que la mayoría de los hombres son incapaces de pillar), no sois capaces de decirles a la cara que no tenéis ningún interés en relacionaros con él.

Así que, en mi opinión, en esa dicotomía andamos. O eres un tipo que pasa de ellas (imposible hacerlo sin pasar emocionalmente) o terminas haciéndolas huir como liebres perseguidas por galgo en el campo.

Que os parece mi tesis? Ahora, ya sabéis, debo defender mi tesis ante el tribunal. Así que, hala, a largar lo que falla en ella. Nos vamos a divertir un rato. Jejeje :D


lunes, 14 de enero de 2013

El amigo gay que no es gay (II parte)

Bueno, bueno, de verdad que me asombran algunos de vuestros comentarios. Pero vayamos por partes.

Primero, no es que haya cambiado mi forma de pensar y actuar, que es la que es, y a mis cuarenta y tantos años creo que no va a cambiar sustancialmente, a no ser que me hagan un lavado de cerebro. Eso me influye en mi forma de actuar con los demás, y por tanto, con las mujeres. Sigo queriendo conocer a la mujer para la segunda parte de mi vida. Y seguramente no cambie nunca en eso, por mucho que ahora me esté relajando con eso y me he propuesto disfrutar saliendo sin pensar en eso.

Más de una de las chicas con las que he salido se ha convertido en amiga de verdad, no de boquita. Y me han dicho lo mismo, deja de ser tan comedido, tan respetuoso, y lánzate más. Porque los otros no es que se lancen, es que hacen directamente puenting sin red de seguridad. Y les da exactamente igual pegársela, porque les da igual una mujer que otra. Si no les funciona con una, pues la siguiente, o la otra, o la otra ... y así "ad aeternum". Yo no soy así. No me lanzo por nadie que no me diga "algo", y eso ya es una barrera con el 90% de las mujeres. Para mi no es un tema de echar un polvo una noche y luego la siguiente, como el ejecutivo que se lía con la amiga de Eva Mendes en "Hitch, qué ligue". Pero al parecer, eso es lo que abunda, y los que somos más comedidos pagamos los platos por esos gilipuertas.

Me cuesta lanzarme porque me dedico a observar. Evidentemente, el físico, pero también quién hay detrás de ese físico. Por eso charlo. Y escucho mucho. No se, a mi eso de los flechazos al minuto no me pasan. Y tirarme a degüello por una chica sin conocerla, no me sale. O es que tengo roto el radar hormonal, ese que te dice que es la chica de tu vida ... o no me la he encontrado. No lo sé.

El caso es que si, cuando superé lo peor del divorcio, empecé a salir y no me preocupaba del efecto que tendrían mis acciones sobre las mujeres. Pasaba olímpicamente de ellas. Y ahí si que ligaba sin problemas. Como decían Princesa y Kaoki en el post anterior. Lo que si es jodido es que por ser amable, pases directamente a la casilla de cárcel (amigo) sin pasar por caja (rollo, relación, o lo que sea), como dice Anusky. Lo que me va a tener que explicar mejor Amaranta es como poner a una mujer cachonda con palabras y sin ser un pulpo. Seducir ... mmmm, he leído tanto de eso .. me parece que hay tanto humo, tanta falsedad en mucho de eso ... que no se, luego si lo usas, te conviertes en "otro hombre igual" ... no se, no se.

Creédme, que a las "candidatas" se lo he insinuado por activa y por pasiva, incluso se lo he propuesto ... y nada. Han tenido que venir a por mi, proponiéndomelo con todas las letras y palabras, para que me cayese del guindo ... algo debo tener estropeado en mi radar sentimental ...

En fin, gracias y si tenéis más ideas, y sabéis. Comentario, plis. Besos.

jueves, 10 de enero de 2013

El amigo gay que no es gay

En primer lugar, desearos a tod@s un feliz 2013, el cual, por muy muy poquito que dé, es imposible que no sea mejor que el 2012, el cual, junto al 2010, son mis 2 "annus horribilis", como los describía la reina Elisabeth II de Inglaterra y Reino Unido.

En segundo lugar, disculparme por escribir tan poco, pero anda con tantos líos en la vida real, que me queda poquito para la vida 2.0. Dedico lo poquito que tengo al twitter, donde estoy descubriendo algunas personas fantásticas, como la mayoría de mis lector@s de este blog. Así que tendré que repartirme un poquito más.

El post de hoy viene por mis experiencias vividas en los últimos 6 meses meses, saliendo con infinidad de mujeres, de edades que van de los 34 a los 49 años. Habrán sido fácil una treintena. Y salir, en el 90% de los casos, ha sido quedar una única vez, charlar de lo divino y de lo humano, contarnos en modo resumen nuestras vidas, sobre todo emocionales, y darnos cuenta que no estamos hechos el uno para el otro. O al menos, en ese momento de nuestras respectivas vidas.

Con las pocas que he salido más, nos hemos entendido muy bien, nos lo hemos pasado en grande disfrutando de las conversaciones, de contarnos más detalles, de incluso contarme ellas sus anhelos y deseos. Con la mayoría de ellas creo que me he convertido en un amigo con el que cuentan para salir y charlar, alguna que otra, incluso de sus desamores con sus pretendientes, amigos o parejas ... vamos, que me he convertido en lo que en una verdadera comedia romántica hollywoodiana definiría como el mejor amigo gay ... sin ser gay, claro está. Porque a mi, a pesar de no entender bien a las mujeres, sobre todo, esos vaivenes emocionales, pero no, no me gustan los tíos. Ni de coña. Que se le va a hacer.

Pues eso, que vuelvo a mi etapa de la juventud, cuando era el chico comprensivo que le hacía compañía a las chicas de su instituto, pero con el que ni de coña se acostaban. Joder! Que palo volver a esa etapa! No es que yo quiera estar liado con una y con otra, pero en esta etapa de mi vida, en que no me apetece estar con nadie en serio, no me importaría un poquito más de movimiento en mis sabanas. Pero desde luego, con ese "mantra" que llevo actualmente, no hay manera. Hace 2 años, hasta que me lié con Guadiana, no había tenido ningún problema en ese sentido, salía y si me apetecía, conseguía tener una chica interesada sin mayores problemas. Que he hecho yo ahora para transmitir cero "follabilidad"?!?! ;-)

Alguna idea? Que os hace a vosotras, siempre que el chico os guste, desear o no acostaros con él?!? Me gustaría que me lo explicarais desde el otro lado de la acera. Me encantará aprender y poder usarlo ese conocimiento en el futuro. Besos.