martes, 10 de septiembre de 2013

La huella del Amor

Los artistas Marina  y Ulay comenzaron una historia de amor intensa en los años 70, cuando paseaban juntos en una furgoneta decididos a vivir de su arte. Estuvieron juntos 18 años, cuando decidieron que pondrían fin a su relación. Cada uno de ellos caminanó la Gran Muralla de China, a partir de los dos extremos opuestos, para encontrarse en el medio en una despedida final. Ulay partió del desierto de Gobi y Marina de un puerto deportivo en el Mar Amarillo. Después de recorrer cada uno de ellos 2.500 kilómetros, se reunieron en el centro y se despidieron para siempre.

22 años después, Marinas realizó una retrospectiva en el Museo de Arte Moderno (MoMa}de Nueva York {"The Artist Is Present"), realizando como parte del espectáculo una sesión en la que se enfrenta durante un minuto de silencio con una persona desconocida. Sin su conocimiento, Ulay surgió después de más de 22 años como uno de esos "extraños". El video muestra lo que sucedió después.


2 comentarios:

belkis dijo...

¡Qué historia tan bonita, y qué momento tan mágico, Toro!
Marina está impasible en su rostro. Después de todo, tampoco debe ser excesivamente difícil estar un minuto sin decir nada de nada delante de un extraño; incluso a veces estamos mucho más tiempo sin decir nada frente a un conocido.
Pero cuando lo ve a él, aunque no habla, ya no está en silencio: habla con la mirada, con sus lágrimas, con su sonrisa, con el brillo de sus ojos, hasta que finalmente llega el contacto físico.
Se nota que le cuesta recomponerse; su rostro ya no es el mismo con el siguiente extraño...ella ha revivido emociones, recuerdos...no sabemos cuáles pero suyos e íntimos, eso sí.
Me ha encantado!

toro solitario dijo...

Verdad que si?!? Es un momento mágico! Me alegro mucho que te haya gustado. Un beso, Belkis.