miércoles, 16 de mayo de 2012

THE END


No, no se trata de que dejaré mi blog. He decidido que lo dejaré cuando sepa a ciencia cierta que he encontrado a la compañera de viaje que busco. Y como de momento no la he encontrado, seguiré por aquí. Esa es mi meta y mi compromiso conmigo mismo.

Lo del cartel que he puesto es porque he dado por finalizada mi etapa de duelo por Guadiana. He recibido un correo esclarecedor, en el que dice que "quiere vivir la vida, que ha estado demasiado tiempo en pareja". Y yo me digo "olé", esto podías haberlo dicho y actuado en consecuencia al principio de conocernos, no? En fin, no merece la pena estar penando por alguien que no te trata con el mismo respeto que tu. Quid pro cuo.

Pues de esto aprendo a evitar como la mala hierba a cualquier chica que no haya dejado pasar al menos 2 años desde su separación física de su ex, fuera casada o no. Si yo lo recuerdo bien, yo mismo tardé un año en volver a ser yo mismo. No tardé dos, pero por lo que leo y me cuentan, es el tiempo que tardamos en sanar nuestras heridas. Así que, esa es la conclusión que saco. Y ser más precavido para entender bien las necesidades de la otra parte. Porque una cosa es lo que te verbalizan y otra muy distinta puede ser la realidad. No tengo mucha experiencia con las mujeres, desgraciadamente, pero si he hablado con muchas. Y cada día tengo más claro que en multitud de ellas hay una grave disonancia entre lo que dicen y lo que hacen. Dicen lo que dicen por quedar bien, por el qué dirán, etc. Hacen lo que les pide el cuerpo. En unas es más evidente, en las otras lo disimulan mucho más. Pero si te molestas un poquito en observar, lo ves. Y cada día lo veo más. No se, llámalo un sexto sentido.

Así que esta película se acabó. Eso es todo amigos. Mañana empezará otra. Gracias a quien me siga, sea comentando o sin hacerlo. Espero que mis vivencias también os ayuden. Un abrazo.

7 comentarios:

Princesa dijo...

Yo tardé dos meses en volver a ser yo, así que no te pongas limites que quizás luego no puedas cumplir.
Besos, disfruta y ya está, sin pensar demasiado, al final las cosas suceden solas, que por cierto, siempre es mejor que forzarlas.

Besos querido.

belkis dijo...

Dios...qué susto me has dado! Me jodería mucho que cerraras el blog y, siendo sincera, también me jode que anuncies que lo cerrarás cuando encuentres a tu compañera de viaje. En fin, todos los blogs tienen un final y cualquiera es bueno (o no) cuando llega el momento.
Creo que las etapas de duelo por una ex-pareja no tienen que tener fecha. Hay quien puede tardar un mes y habrá quien necesite incluso más de dos años.
E incluso te diré más, sé de alguien que supera esa etapa incluso antes de separarse.
En fin, aunque represente el cierre de este maravilloso rincón, te deseo que la encuentres, y que sea la que te merezcas de verdad. Noto, percibo, intuyo que eres un tipo de los que vale la pena. Lástima que me pilles tan lejos jajaja, y que conste que yo no le tiro los tejos a cualquiera.

Kaoki dijo...

... cuando se encuentra pareja se pierde (por obra y gracia) las ganas de compartir??

(vale, tocapelotas, lo sé...)

Y dicho esto (que es lo que más me llama la atención de todo el post), digo:

Toro, no sentencies... ahora mismo estás en fase racional, por aquello de la mala leche, pero luego pondrás en off esa fase y entrará la emocional (por algo te describes así en tu perfil), y te moverás por lo que te haga sentir esa hipotética futura pareja. Con más recelo al principio, lógico (todos aprendemos que el fuego lo que tiene es que quema una jartá), pero en cuanto empieces a sentir caerán con el sentimiento tus barreras racionales (o saldrás huyendo, como en "novia a la fuga"... je).

¿Qué te apuestas?

Muxu bat

P.D. Lo bueno que tienen todos los finales es que son, también, los comienzos de algo nuevo y prometedor.

M.es.Maria dijo...

De lo que has escrito me precupa esta frase: "Y yo me digo "olé", esto podías haberlo dicho y actuado en consecuencia al principio de conocernos, no? En fin, no merece la pena estar penando por alguien que no te trata con el mismo respeto que tu..."...Aún hay rencor ahí...
Aunque lo ideal sería ser siempre "consecuentes", no es siempre fácil...
You're doing great...
Besos.
M.

Anónimo dijo...

Por qué dolerá tanto que cuando nos enamoramos no nos quieran como nosotros queremos que nos quieran. Yo también me siento con el corazón mal.
Mi historia es bonita, pero las circunstancias me pueden.

Un besito y mucho ánimo de corazón.

Angélica

toro solitario dijo...

Rubia, tu ya hiciste tu proceso de duelo antes, no lo has contado en tus dos meses. Además, tu también eres de las que prefieres vivir la vida, una opción tan válida como las demás, siempre que seas clara, y tu lo eres, y tela del telón. jajaja. Gracias por tus besos, guapa.

Belkis, el tema de cerrar el blog ese día se me ocurrió ayer. Me dije ... empecé este camino cuando salí de mi anterior relación y creo que como tal, debe tener un fin cuando se afiance la siguiente. Otra cosa es que, dado el caso, escriba en uno nuevo, pero ya no seré Toro Solitario, si no, en todo caso, acompañado. No te parece?!?! jajaja
Y esos piropos ... no hagas que se me suban los colores ... jajajaj gracias mil. Besos!

Kaoki, lo tuyo es Pepito Grillo de libro! Tocapelotas es poco! Jajajaja .. digo lo mismo que a Belkis sobre el tema del fin del blog. Sobre la racionalidad, si, he podido cerrar ciclo gracias a ella. Y podré abrir uno nuevo gracias a la emocional. Decía una historia que un monje se puso a echar te en una taza de un discípulo hasta que empezó a rebosar. El discípulo le dijo ... maestro, que ya no cabe más ... y el mastro respondió .. para poder llenar de nuevo una taza, ésta tiene que estar antes vacía. Pues eso, ya la he vaciado. Muxo bat(man). ;-)

M. de María, no, no hay rencor. Lo hubo, pero ya no. Hay cosas que te sirven para cerrar capítulos y libros, y este episodio lo ha sido para mi. No era tanto aceptar el fin de este ciclo, si no como se produjo. A veces, no duele tanto la verdad, como la mentira. Gracias por lo de "doing things right", I am trying hard. Un beso, guapa.

Angélica, gracias por tu primer comentario. Duele más porque no amamos la realidad, si no la imagen idealizada de la realidad. Igual que con el desamor, que la desidealizamos y es cuando nos pegamos el batacazo. Racionalmente, es la manera de la naturaleza para que nos liemos la manta a la cabeza y le hagamos el trabajo de reproducir la especie. Quedate siempre con lo bueno de lo que fue. Un besito.

Kaoki dijo...

No te he dicho antes que me alegro de corazón por ti. Quizás sin saberlo, Guadiana te ha hecho un último favor con ese email y veo que has sabido aprovecharlo.

Hay dolores muy liberadores, verdad?