lunes, 10 de marzo de 2014

Mentiras en pareja

Todos mentimos una media de 4 veces diarias a partir de los 4 años de edad. Unas veces por motivos más justificados que otras. Por el bien de la convivencia, de la comodidad, de seguir con nuestra "trampa" ... el caso es que, en pareja, también mentimos. Mucho más de lo que quisiéramos admitir.

Si tenemos en cuenta que lo que más odia la gente, en especial las mujeres, que nos mientan ... ¿porqué lo hacemos?

Aquí os dejo un listado de tipos de mentira en una pareja, según un artículo que leí en la web del periódico La Vanguardia:

LAS MENTIRAS

“Acabo de salir de una historia importante”
¿Es verdad? La persona en todo caso está diciendo dos cosas al mismo tiempo: que ahora no quiere nada serio, pero que es alguien capaz de  asumir un compromiso si cabe. No quiere definirse.
“Nunca había sido tan bonito”
Se suele pronunciar después de hacer el amor. El paso siguiente es: “Nunca había dicho algo así a nadie” o “nunca he había enamorado hasta que te conocí a ti”. Nunca, nunca, nunca… ¿Seguro?
“Lo siento, el sexo no me interesa”
En realidad, salvo que uno siga caminos ascéticos, el sexo interesa a cualquier ser humano. Se está diciendo que esta noche el horno no está para bollos
“Dormimos juntos pero te prometo que no hacemos nada”
La propuesta suena bien. Pero ¿cuánto tiempo van a resistir un hombre y una mujer en una cama desnudos sin hacer nada?
“Te juro que cambiaré”                                                                                                  
La frase sirve para pedir perdón. Pero la gente difícilmente cambia para complacer a uno
“Sólo estoy con él / ella por mis hijos”
Posibles variantes: “Me estoy divorciando”. “Dáme tiempo para separarme”. “Le quiero pero hace tiempo que el amor se acabó”. Ojo a los soñadores/as: en la práctica esto no significa que la persona vaya a dejar la pareja para lanzarse a una aventura
“Confía en mí. Nunca te mentiría”
Sobran comentarios
“Ya estoy cansado de aventuras”
Impresiona a aquellos que buscan algo estable. Música para sus oídos: ¡Finalmente alguien serio, con compromiso! ¿Pero se tienen datos para comprobarlo? ¿A qué no?
“Tengo miedo a meterme en una historia importante”
Por lo general no se trata de miedo. Simplemente uno no quiere dar el paso. Es una decisión consciente. Traducción: “No quiero nada serio”
“No te merezco”
Disminuirse para halagar el otro. Es una manera un tanto retorcida para decir, tal vez, que uno ya no está enamorado. Y para que sea la otra persona la que tome la decisión de cortar la relación. Una vuelta de tortilla
“Necesito una pausa de reflexión”
Seguida de “me siento confundido”. Quiere decir que se quiere romper.
“Sólo fue sexo”
Frase que se pronuncia en caso de traición. Puede que sea verdad. Pero nada hace pensar que esto no vuelva a ocurrir en el futuro
“Tengo fantasías contigo”
Sí, ¿por qué no? Pero lo normal, cuando se trata de fantasías, es tenerlas…con otras personas…
“No quiero estropear nuestra amistad”
Traducción: no quiero nada contigo. No hay atracción
“Ya te llamaré”
Casi seguro que esto no ocurrirá. Pura estadística
“Esta noche no, estoy cansado/a”
Es la respuesta más común, junto al “no me pasa nada”. Es probable que, detrás del rechazo, sí haya alguna motivación concreta. ¡Descúbrela!
“Tengo muchos admiradores/as, pero sólo soy tuyo/a”
¿Existen de verdad estos admiradores o son un cuento para venderse mejor? Por cierto: nadie es nadie
Y vosotro@s ... ¿¿¿también mentís???

3 comentarios:

Rita dijo...

Nunca.

toro solitario dijo...

jajaja ... Rita ... permíteme la duda. Ni una mentirijilla de nada, nada?!? ;)

Kaoki dijo...

En el amor, nunca.

Como mucho, en el pasado, me he callado (que no sé que es peor, oiga...)En el presente, ni miento ni me callo (vale, ya sé que no dudas eso de que no me callo ni bajo el agua, je).

Muxu bat