jueves, 19 de julio de 2012

la persona que cambie tu vida

El reto está en encontrar a la persona que cambie tu vida, no tu estado civil.

Esta frase resume todo lo que he intentado escribir varias veces, pero por lo visto, no soy capaz de transmitir con mis torpes palabras. Y eso que yo pensaba que podía, por capacidad intelectual, describir lo que me gustaría encontrar. Pues nada, me lo tengo que encontrar escrito para poder verlo sintetizado!

De eso se trata, de encontrar a esa persona especial que te cambie la vida, para bien, se supone. Que su presencia te haga sentir bien, feliz, contento, como yo digo, pleno.

Son sentimientos que, normalmente, sólo sentimos en la fase inicial de enamoramiento, pero que los más afortunados son capaces de hacer perdurar durante los años, hasta, incluso, su vejez. Recuerdo una película romántica norteamericana en la que al final, se mostraban algunas parejas bastante mayores describiendo el secreto de su amor longevo. Y la verdad, es que cualquier persona que tenga un corazón que merezca tal nombre, se derrite ante tal perspectiva.

Para suerte o desgracia, la mayoría de nosotros no sabemos encontrar a esa persona en nuestras vidas. No se si por pereza, desidia, desinterés, desconocimiento, o cualquier otro motivo. No creo que sea tema de mala suerte. Yo creo que la suerte se encuentra caminando el camino, no sentando cómodamente en el sofá de tu casa. Decían los chinos aquello de "camina y el camino aparecerá". O el famoso poema de Antonio Machado, "Caminante, no hay camino, se hace camino al andar". Resumen ambos mi idea de que en la vida nada te viene a ti, si no que tu debes moverte para cambiar las cosas en tu vida, y que es en ese camino donde todo irá cambiando, puesto que, aunque tu no te muevas, el resto del mundo sí lo hace.

Llevo unos meses desde la ruptura con Guadiana. (Uppsss! He roto mi promesa de que aquel post de "The End" sería el último en que hablaría de ella. Pero bueno, al final, eso ha sido y es parte de mi vida, y por tanto, debo aceptarlo.) En este tiempo he ido recomponiéndome y asumiendo las cosas. He pasado por todas las fases de las pérdidas (asombro, negación, rabia, hundimiento y asunción). Como dijo Kaoki en uno de sus comentarios de entonces, la sensación de mono físico pasaría (y pasó), y las emocionales irían remitiendo con el tiempo. Y también está ocurriendo. Llegué a tener ataques de pánico, algo que hoy me resulta increíble de entender, puesto que yo tenía todo muy bien atado mentalmente. A quien descuidé de atar fueron a mis emociones y sentimientos. Por fiarme de su aseveración de que a la tercera vez habían desaparecido sus temores y ya se había embarcado en la relación. Craso error mío. Que, eso espero al menos, no volveré a cometer. En todos estos meses no ha habido más contactos, se cortó definitivamente, y hace un par de semanas borré de mi móvil ya todos los datos de contacto. Por tanto, supongo que ese habrá sido el momento de aceptación definitivo.

Sabéis por mis posts que en ese momento de mono inicial me apunté a conocer gente. Por aquello de la teoría de que "un clavo saca a otro". Y con los meses me he dado cuenta que me equivoqué. No es así. Lo único que saca un clavo es la voluntad de hacerlo por uno mismo. Es darse tiempo para pasar el duelo. Es aceptar las cosas. Es centrarse de nuevo en uno mismo y las actividades básicas. Empezar a respirar de nuevo. A controlar los ataques de ansiedad. Ocupar tu mente con otras cosas, especialmente con el deporte. Me ha ayudado muchísimo estar apuntado a un gimnasio y hacer natación, spinning, cinta y musculación. He perdido de nuevo bastante peso (una constante en mi vida, el famoso efecto yo-yo de mis subidas y bajadas de peso). He hablado muchísimo por teléfono con personas que me han y siguen queriendo. Y poco a poco, he vuelto a ser yo.

El caso es que al haber conseguido ser yo, he vuelto a tener capacidad de conectar con otras mujeres. He vuelto a quedar, la verdad, con resultados muy modestos, ya que la gran mayoría de veces no hemos pasado de la primera cita. Me recordaba a la parte de la película Notting Hill, donde Hugh Grant parece que va haciendo un casting con distintas chicas y ninguna le encaja. Pero, como he descrito antes, es un tema de perseverar y no desfallecer. Y parece ser que, por casualidades de la vida, y sin quererlo ni buscarlo, parece que, por lo que nos escribimos por email y hablamos por teléfono, he encajado bien con una persona que vive a 1.000 kms de distancia de mi ciudad. Tanto es así, que va a venir a visitarme el último fin de semana de julio. Y sinceramente, estoy por un lado muy expectante, por ver si todo eso se materializa o no, y por el otro, con un temor a que me vuelva a pasar lo de Guadiana, de acabar de nuevo con un fracaso sentimental. La razón me dice que no tiene nada que ver, pero chic@, el corazón me tiene loco entre un quiero y no puedo.

Así que en esas estamos. Ya iremos contando como van las cosas.

PD: gracias a quien se ha puesto en contacto conmigo para preguntar como estoy y los motivos de haber desaparecido. De corazón, gracias. Un abrazo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro mucho que en tu vida empiece una ilusión que haga iluminar tu existencia. No sé si has escuchado la última canción de Alejandro Sanz, creo que en esta etapa de nuestras vidas es ese sentimiento que allí expresa Alejandro lo que nos devuelve la felicidad y el volcarnos en el amor de nuevo.

Yo empiezo el duelo en esta semana. He decidido, vuelto a decidir, que ya no más Santo Tomás, que esto se ha terminado, o mucho mejor aún, esto jamás había empezado y debo "ser sincera" conmigo y no dejar que "hurten" (no sería robar porque le dejé la puerta abierta) mis sentimientos. Porque a estas alturas de mi vida, me quedan pocos, son débiles y tan frágiles que podrían desaparecer si no establezco medidas cautelares con ellos. Así que voy a ponerlos a plazo fijo, a ver si el interés me devuelve "una ilusión".

El caso es que un amigo se ha empeñado en que no pase el duelo sola, hasta me va a dopar esta tarde con ansiolíticos, porque la ansiedad me está matando. No estoy segura que me los vaya a tomar (es médico) porque yo soy muy de sufrir el dolor sin anestesia, además de que la mejor medicina sea la compañía de alguien que te cuide desinteresadamente.

La verdad el camino por el que transito siempre ha sido "austero" pero no le puedo negar a dios, después de tantas blasfemias en estas semanas, que siempre me pone un alivio justo antes de desfallecer. Aunque si te digo la verdad, no sé si darle las gracias o cabrearme con él (me estoy ganando el infierno con las blasfemias) porque también le vale tenerme siempre al límite.

En definitiva y por si faltaba poco, ERE, si dios no lo remedia y hace un milagrito (aunque después de lo que le digo no me va a hacer ni puto caso). Así que seguramente me pille la reforma de las prestaciones de desempleo, reformas digo...jajaja, recortes.

Que tu cita con esa chica te salga todo lo bien que esperas y luego nos cuentas.

Amaranta.

Princesa dijo...

Partiendo de la base de que todas las personas con las que mantienes una relación cambian tu vida....al menos momentaneamente, sigo sin entender lo que quieres decir.

Será por qué dudo sinceramente que alguien sea capaz de cambiar tu vida para siempre y que siempre te haga sentir.

Aun así, si la encuentras, procura llamarme diez años después y dime lo que ves.

Besos querido, deseo que la encuentres y que demuestres cuanto me equivoco.

Montse dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Celia dijo...

Al leerte pensaba que estaba deacuerdo en que hay que moverse para superar las cosas que parado quiza pasen igual pero muuuuuchisimo mas lento. Y que hay que ir a buscar lo que uno quiere. Dices que intentar encontrar otra pareja recien sucedido la ruptura no fue lo mejor. Y aquí me paro y pienso que yo lo hice y tras conocer varios sapos encontré a mi ranita.
Pero es cierto en que en mi caso yo tome la decisión de romper y por lo tanto no es lo mismo.
Es cierto que si estas dolido y todavia superando el duelo no es el momento para conocer gente.

Pero me encanta de ti que no dejes de intentarlo por mucho miedo que te de volver a sufrir, en esos nos parecemos muchisimo.
Me gusta que esa mujer sea tan atrevida como para hacer 1000 km para conocer. Un bravo enorme por ella.
Y espero de corazón que esta vez hayas encontrado a la persona que te haga mas feliz la vida.

Un abrazo grande y disculpa por no preguntarte donde andabas di por hecho que con tus hijos de vacaciones. :-S

Kaoki dijo...

Qué te voy a decir en esta ocasión, Toro... que por lo que veo cada vez más te separas de tu apelativo "solitario", cosa que me alegra mucho, y lo sabes...

Todo era cuestión de tiempo, de entender que echabas de menos sensaciones (con mayúsculas) y no sensaciones provocadas por Guadiana... entender que no debías echar de menos a Guadiana, porque eso era darle un valor que ella, por supuesto, no tenía. Guadiana había muerto para tí y tenías que pasar el duelo. No te quedaba otra. Borraste sus datos del móvil igual que el fumador tira a la basura su último paquete de tabaco a la mitad, dispuesto a no volver a fumar nunca más. Para tí Guadiana era una droga, y pasaste los monos correspondientes para sacarla de tu vida.

Y ahora... voy a ser por última vez un pepito grillo para decirte que... vivas la vida, coño!!!. No te plantees que pasará o dejará de pasar con esa chica, deja de lado el temor y sólamente disfrútala. Que está a 1.000 kms.... pues muy bien, suerte tienes, al menos está... o no?

Como me dijeron una vez... "todo puede sumar, la cuestión es que queramos".

Y que me alegro...

Muxu bat

P.D. Princesa, por supuesto que hay gente que nos cambia la vida para siempre.

Amaranta... mucho ánimo.

toro solitario dijo...

Amaranta, si aceptas mi consejo, acepta la ayuda de tu amigo. Aunque sean un par de meses. Yo estuve algunos meses más tomando ansiolíticos tras mi ruptura con mi ex, porque me faltaba el aire, lo veía todo negro y no salía del hoyo. Aún con ERE y con todo, no te desanimes, porque todo, absolutamente todo en esta vida pasa, también lo malo. Muchísimos ánimos!

Rubia, yo no habré encontrado una pareja tan fogosa y buena en la cama como dices ser tú, pero te aseguro que si he encontrado personas en mi vida que me la han cambiado, desde amistades a pareja(s). Es cuestión de saber suerte y saberlo apreciar. Lo del teléfono ya lo vamos viendo dentro de 9 años y unos meses, me pasas para entonces tu móvil y te llamo. ;-) jajajaja

Celia, efestivamente, no es lo mismo dejar que ser dejado, básicamente, porque el que deja ya ha pasado el duelo y el dejado lo comienza en ese momento. Los niños estarán conmigo en agosto.

Kaoki, una de las razones porque soy menos "solitario", sois l@s lector@s y comentaristas de este blog, incluida una tal tocagüebs y pepito grillo por gusto. Como muchas veces he dicho, el blog me ahorra una pasta gansa en psicólogos y medicinas antidepresivas. Lo de esta chica será o no será, el tiempo lo dirá. Pero es bonito saber, como dice Celia, que alguien decide verte sin conocerte más que por unos correos o unas llamadas telefónicas. Luego vendrá el tio Paco con las rebajas en cuanto a los problemas reales de tal distancia, pero que me (nos) quite(n) luego lo bailao. ;-)

besos a todas

toro solitario dijo...

Se me olvidaba: los drogadictos permanecen toda su vida con posibilidad de recaer en sus viejos "vicios"? Eso es lo que me quieres decir??? Jajajaja Espero que nooo!!!

Kaoki dijo...

Por supuesto que todos tenemos la posibilidad de caer en nuestros antiguos vicios...!!!

Pero tú... antes de tener la más mínima tentación haz el favor de "darme un silbidito".

(aquí, en petit comité... dudo que te vuelva a pasar)

belkis dijo...

Sabes, Toro? En una ocasión un hombre recorrió más de 600 kms por mí.
La distancia es un gran impedimento, la verdad.
Pero volvió a viajar y vino una segunda vez.
No hubo tercera. Y no me arrepiento de nada en absoluto de lo que vivimos aquellas horas aunque no tuviese continuidad, y los dos lo sabíamos, pero nos hacíamos los sordos.

El caso es que creo que sí que me hubiese arrepentido de no haberlo intentado al menos.
Mucha suerte con esa chica, con ese encuentro. Y un consejo...vive ese presente! Lo demás, vendrá después.
Un abrazo.