viernes, 11 de noviembre de 2011

Conectando los puntos

Algún despistado habrá, pero serán muy muy pocos ... los demás conoceréis el nombre de Steve Jobs, el recientemente fallecido dueño y presidente de la empresa de Appel, si esa que os vende cacharritos electrónicos por un ojo de la cara, pero que tod@s quieren poseer ...

Hace mucho tiempo vi una conferencia que dió en una universidad de renombre en los EE.UU., una conferencia de inauguración del curso académico. Es un evento al que se le da mucha importancia, bombo y platillo. Pero este hombre, que era entonces uno de los empresarios más influyentes de su país, y seguramente, de todo el mundo, realizó casi una charla de amigos, con una humildad y una sencillez pasmosa.

Habló de tres momentos clave en su vida, cuando era un estudiante fracasado, sin perspectiva ni futuro, o cuando fue expulsado de su propia empresa por los directivos que él mismo había contratado, e incluso de cuando le diagnosticaron una de las peores enfermedades que existen, fulminante normalmente. Tres momentos muy duros, que a cualquiera de nosotros nos puede tumbar de por vida.

Él lo contaba como una anédota más en su vida, sin darle más importancia de la que tuvieron, pero que le sirvieron a él para aprender, aprender a aceptar los golpes de la vida, aprender a hacer otras cosas, a dedicar su tiempo a lo que realmente le apasionaba y no a amargarse por que ya no tenía lo que él consideraba suyo. Apelaba a la paciencia y a la fe en que todos esos eventos, los buenos y los malos, tienen su sentido en la vida, que todos ellos nos llevan hacia donde deberemos llegar ... lo llamaba la conexión de los puntos importantes de tu vida. Y que todos ellos tienen sentido  terminarán por juntarse en lo que será tu vida, porque tienen sentido. Y seguramente no se lo verás hasta entonces.

Resúmen de todo esto? No pierdas la esperanza. Todo te ayudará en tu vida, hasta las malas experiencias. Y no dejes de creer en tí ni luchar por lo que quieres. No te rindas. Ánimo y al toro!


4 comentarios:

Princesa dijo...

Mira, curiosamente hablaba el otro día de mi situación actual. Me decian, no te das cuenta pero puedes separarte y ser completamente feliz y sabes? yo pensé, bueno, en realidad, si mi situación no fuera la que es actualmente, no estaría donde estoy, así que, todo, todo, hasta lo peor, tiene su lado bueno, hace que te muevas. En fin, que como dice la sabiduría popular, no hay mal que por bien no venga y por cierto, hablaré sobre ello en una entrada, aunque te has adelantado.
Besos.

Celia dijo...

Estoy segurisima que si no fuera por todas las cosas malas que me han pasado en la vida, muchas de los rasgos de mi carácter que me gustan no existirían. De todo se aprende.

Un abrazo

Anónimo dijo...

A mi me hace mucha gracia cuando se habla de la humildad y de la capacidad de aceptar golpes de determinados personajes. Quiero decir que este señor tenía un cáncer que dentro del cáncer de páncreas, era de los pocos que tenían cura. Se negó a operarse y ha muerto. Como para que encima se quejase de su situación. A los simples mortales ni se nos ocurriría negarnos, más que nada porque tampoco tenemos la posibilidad de haber "pagado" una fortuna en medicina alternativa como él ha hecho.

A mi siempre me sorprende el pueblo norteamericano, tecnológicamente muy avanzado, pero con una cantidad de supersticiones, con una cantidad de teorías filosóficas de parvulitos que a cualquier persona con dos dedos de luces le haría sonreir.

Se dice que este señor pese a su fortuna era humilde, porque vestía con vaqueros y jersey de cuello alto negro más zapatillas de deporte. La humildad estaría en que este señor tuviera un quita y pon que se alternara hasta que la vestimenta estuviera para reemplezarla. Pero no, este señor tenía un vestidor entero con estas prendas. ¿Eso es humildad? !venga ya! a este tío lo que tenía es un pésimo gusto y por eso no salía del sota caballo o rey pero se gastaba en ropa lo que cualquier mortal de su estatus. En fin que no sigo que me enciendo.

Amaranta.

toro solitario dijo...

Princesa, siento haberme adelantado, pero fue sin mala intención. ;-) Espero que encuentres la manera de resolver el nudo gordiano que te tiene atascada. Besos.

Celia, así es, de lo (presuntamente) malo aprendemos siempre mucho más que de lo bueno. Felicidades! Abrazo.

Amaranta, entiendo que no te guste el personaje, pero creo que equivocas la lectura. No puse el post para hablar de esa persona, si no por lo que se puede aprender de esas partes de su vida. No he entrado a analizar cómo era él en otros aspectos de su vida. Allá cada uno como entenderlo. un saludo