martes, 27 de julio de 2010

Bienvenidos: un separado más

Bienvenido, curios@ visitante.

No tengo ni idea de como has llegado aqui, pero te agradezco tu visita.

La verdad es que este blog lo estoy iniciando porque estoy absolutamente perdido y no tengo ni idea de como salir del agujero en el que me acabo de meter.

Mi pareja durante 24 años, a la que quiero con toda mi alma, y a la que he dedicado todo lo que he sabido hacer y dar, con la que he tenido 3 maravillosos hijos, me acaba de dejar y no se como reaccionar. Me invaden la rabia, el enfado, la impotencia, el no saber que pensar, ni como moverme, ... mi mente, mi corazón y mi alma se encuentran vacias, sin capacidad de reacción y con una amargura impresionantes.

Lo unico que ahora mismo me mantiene vivo son mis hijos. No me importa no tener sexo, el cual ha sido tan escaso en los ultimos años, que ya ni me acuerdo de él. No me importa nada. Me invade el vacio.

Alguien da más? Si, me se de memoria esos consejos vacios de que todo se cura con el tiempo, que encontraré a otra pareja, que hay que ser fuerte, que peor es una enfermedad o la muerte. Seguramente tendréis razón, pero ahora mismo no soy capaz de pensar en eso ni en nada.

Bueno, otro día seguiré escribiendo para sacarme toda la rabia de mi interior. A ver si soy capaz de pensar algún día normal. No lo sé.

2 comentarios:

Rutsa dijo...

Gracias por la bienvenida anticipada.
Realmente no estás tan vacío como dices. Te invade la rabia. Que por otro lado está plenamente justificada. Han roto tu mundo en pedazos. YO también estaría cabreada.
Aunque parezca menntira es mejor que solamente el vacío. la nada emocional es tan peligrosa como en la historia interminable.
Seguramente este sentimineto vaya cambiando con el timepo, espero nos mantegas informados.

belkis dijo...

Pues sí, yo he llegado aquí por casualidad, supongo que a través de otro blog. Y como los blogs que me enganchan a la tercera línea, el tuyo he decidido empezarlo por el principio.
A estas alturas (no he leído aún el resto del blog) presiento que ya lo tendrás más superado, pero si hubiese llegado en su día te diría lo que todos: que sí, que hay cosas peores que una separación; por ejemplo, vivir con alguien a quien no amas ni volverás a amar y sin embargo no poder separarte. Créeme, eso es peor. Saludos