viernes, 25 de abril de 2014

Mercedes

A esta Mercedes la conocí al inicio del verano pasado. Una persona con la que desde el primer día conecté mucho y muy bien, charlábamos mucho y con mucho feeling, como se dice por ahí. Pero como yo en esto ya he aprendido mi lección, voy con el dicho "piano, piano, si va lontano". Vamos, que, de momento, no me creo ná. Me contaba que era divorciada con un hijo, médico en un ambulatoria de un pueblo cercano a mi ciudad.

Fuimos teniendo citas, siempre entre semana a partir de las 20:30, básicamente, para tomar una cervecita, charlar a gusto, y bueno, supongo que flirtear un poco. De vez en cuando me daba un pico, pero de ahí no pasaba.

El caso es que pasaron los meses, y bueno, nos íbamos buscando más, y yo veía que empezaron a haber detalles que no cuadraban con su historia. Pero aún así, terminamos por tener un encuentro más íntimo, donde se veía que ella no estaba muy acostumbrada a este tipo de encuentros. Pero bueno, uno ya sí tras 4 años de nuevo soltero, así que se superó con éxito.

Una vez pasó eso, entonces empecé a proponer vernos más, incluso algún que otro fin de semana, cuando ninguno tuviera a los niños en casa. Normal, no? Pues ahí vete tu que empezó a dar largas. Problemas por aquí y por allá.

El final de la historia? Pues que los datos que me había dado no eran correctos. De divorciada nada, casada. Aunque según ella su pareja no viviera "siempre" en casa, sino x días para estar con los niños, y que tenía diversos temas fuera del matrimonio. De 1 hijo pasamos a 2. Y de ser médico, a otro tipo de funcionaria.

Y digo yo: si no dudo de su "nueva" historia", pero ... tan difícil era contar la realidad desde el principio? Para qué mentir? Porqué complicarlo?

Yo, no hace falta decirlo, y con cierto resquemor, me fui retirando hasta que dejamos de vernos. Y van ...

Vosotras preguntáis si no hay hombres normales. Yo pregunto: No hay mujeres normales????

PD: Hace unos días me manda un whatsapp diciendo que su marido le ha propuesto intentarlo de nuevo y que parece que lo va a aceptar. Suerte, chica! :)

6 comentarios:

Anusky Alvarez dijo...

Mi lindo toro ,tu eres de los míos que ,sin querer, arreglamos matrimonios rotos.
Con la diferencia es que a ti te lo cuentan , mi ultima experiencia desapareció del mapa , de la noche a la mañana y me lo encuentro meses despues ,preparando la boda con su ex ,quien esta esperando un bebe.
Creo que la gente normal , determinadas edades , ya está en peligro de extinción.
Unbesazo

toro solitario dijo...

Jajaja ... Ana, también te das un arte .... ;)

Virginia dijo...

Normalidad!!!! Yo quiero un poco de normalidad, pero estoy empezando a pensar que no existe!! Si te queda un poco y la quieres compartir, por aquí andaré ...

toro solitario dijo...

Ay, Anusky, si esto es para montar un blog de experiencias de este tipo, y si la gente se animaba, teníamos guiones para una serie de televisión más larga que una telenovela venezolana. :)

Virginia: bienvenida a mi blog. Gracias por entrar y comentar. Tu quieres normalidad??? Y yoooo!!!! jajaja Me queda, me queda. A ver que quieres decir con compartirla. ;)

besitos a las dos.

Ada Canabal dijo...

Ese toro enamorado de la luna..., jajaja, admito que me he reído con tus historias, entré por casualidad buscando el cuento de Bucay, ufff!, normalidad, que esquiva es.., un abrazo desde Venezuela

toro solitario dijo...

Bienvenida, Ada. Y más desde un país tan lejano y que está pasando por tantas dificultades. Lo visité hace muchos años, como toda Latinoamérica, y quedé prendado de la alegría de la gente.

Si, la normalidad es muuuuyyyy esquiva. :)